Despues de cualquier momento de estres, es normal sentirse completamente desequilibrado. Tu cabeza esta enloqueciendo y tu cuerpo tambien. No puedes notar la diferencia entre lo que sucede en tiempo real y lo que pasa por tu cabeza al recordar el momento. Todo se siente al reves. Oliver Casurella de 11 años recuerda sentirse asustado despues de que un terremoto de una magnitud de 7.0  sacudiera la ciudad y su cuerpo en Anchorage, Alaska. “Senti como si la tierra estuviera poseida. Recuerdo sentir como mi adrenalina estaba muy alta… esperando la proxima replica. Me ayudó mucho el tener a un adulto de confianza cerca mio y decirme a mi mismo: Eso es todo. Sobrevivi a este terremoto y probablemente los otros sean mas pequeños que este.” Oliver tenia la esperanza de superar lo sucedido con el tiempo.

Creado por Mandy Casurella, LPC
Diseñado por Kimochis®

Si quieres ayudar a Kimochis® a ayudar a mas personas traduciendo nuestros materiales, favor enviar sus traducciones a support@kimochis.com